Etiquetas

, , ,


Tiempo, trabajo y deseo, trilogía en eterno conflicto.

Si el trabajo me quita el deseo de disfrutar mi tiempo,

el deseo termina matando el tiempo, y el trabajo se convierte en tiempo gastado en deseos en vano.

Si el deseo se convierte en tiempo de placer solamente, es el trabajo el que se perderá, y con el, cualquier deseo en el tiempo.

Pero si el tiempo lo ocupo con la frugalidad debida, no existirá trabajo ni deseo,

que se resista a mi disfrute de todo aquello que mi preciado tiempo, con trabajo, me dará, para realizar mis deseos con el debido tiempo.

— Andrés Pozuelo Arce, Costa Rica

Anuncios