Etiquetas

, , ,


No acepto la doctrina de manadas,
ni me siento oveja en rebaño de hombres.
mi cruz es la verdad;
y mi resurrección
es asumir sus consecuencias.

Soy enemigo de las armas,
pero creo en la guerra.
y mi guerra es no ceder –aunque me quiebre-
ante las huestes demenciales del soborno.

Mi guerra, es una guerra sin disparos
ni consignas suicidas,
ni discursos ojerosos
de tanto trasnochar en el absurdo.

Es un espacio sin señales de prohibición
ni zonas de tolerancia para privilegiados.

No acepto la doctrina de manadas,
porque no creo en el poder de las tinieblas.
Mi victoria es la fe
-no la fe corrompida que alimentan los triunfos
sino la otra,
la que no se cansa de esperar
porque es certeza.

No me siento oveja en rebaño de hombres,
ni alimento la creencia
de que estoy solo.

— Ernesto Aquino Montes, Cuba

Anuncios